» » Acusado de matar a su novia, alega enajenación mental

Acusado de matar a su novia, alega enajenación mental

Publicado en: Noticias | 0

El acusado de matar a su novia embarazada alega que sufrió enajenación mental.


 

Madrid, 9 dic (EFE).- La defensa del hombre acusado de matar a su novia, embarazada de cinco meses, en Torrejón de Ardoz en 2011 ha asegurado hoy, al comienzo del juicio por estos hechos, que sufrió una enajenación mental, por lo que ha solicitado su absolución, o al menos que se le impute un homicidio imprudente con ese eximente.

La Sección 27 de la Audiencia Provincial de Madrid ha iniciado hoy, con la constitución del jurado popular, el juicio contra Dorel Marcu como presunto autor de la muerte de su novia Viorela Alexandra M. el 4 de abril de 2011 en su piso de la citada localidad madrileña.

La Fiscalía pide para el acusado 15 años de prisión por los delitos de homicidio y aborto con el agravante de parentesco, al igual que solicita la Abogacía del Estado, mientras que la acusación particular pide 25 años por asesinato y aborto, también con el agravante de parentesco.

Los hechos ocurrieron el 4 de abril de 2011 en la vivienda de la pareja, en la que comenzaron una discusión en la que, según el relato del fiscal, Dorel propinó patadas y puñetazos a su novia, embarazada de casi cinco meses, y acabó estrangulándola con las manos y con una corbata.

A continuación el acusado llamó a su hermano, que reside en Rumanía, para contarle lo ocurrido y le mostró el cuerpo de la joven, al igual que a su padre, que fue quien avisó a la policía rumana para que avisara a la española, que lo detuvo en el piso sin que opusiera resistencia.

Él tenía entonces 21 años y ella 19 y tenían una hija en común de tres años que estaba en el piso cuando ocurrió el suceso. Ambos son de nacionalidad rumana y habían llegado a España con su primogénita unos meses antes.

La abogada defensora del acusado, Blanca Coso, ha asegurado ante el jurado que Dorel “nunca tuvo intención de acabar con la vida de la víctima”, sino que se trató de un accidente.

Ha alegado que el acusado sufrió un trastorno por el que debe ser absuelto del crimen, por enajenación mental completa. En caso de que no sea absuelto, ha pedido que se imputen sendos delitos imprudentes de homicidio y aborto con eximente incompleta de enajenación mental.

La letrada ha explicado que desde el primer momento consideró que el acusado es “inocente, pero al mismo tiempo culpable de su propia ignorancia”, y lo ha definido como “una víctima que se ha convertido en verdugo” al protagonizar un “accidente involuntario”.

Ha relatado que la pareja “mantenía peleas de forma continúa” y él “había dormido en la calle porque le insultaban y le querían echar de casa” su novia y su suegra, pero él se negaba a irse porque creía que no volvería a ver a su hija de tres años, ya que en la partida de nacimiento solo figura el nombre de la madre y no el suyo.

La abogada ha incidido en que Dorel tuvo intención de suicidarse al ver que había matado a su novia, pero su familia lo evitó. También fue vigilado en la cárcel en la que ingresó un día después del crimen.

Ha explicado asimismo que el encausado es insolvente y no podría abonar las indemnizaciones que solicitan la Fiscalía y la acusación particular: 340.000 euros y 360 euros, respectivamente.

Sin embargo, la acusación particular, ejercida por la abogada Natalia Tejera, de la asociación Themis, ha pedido al jurado que le considere culpable de asesinato con alevosía y ensañamiento, ya que “se aseguró los medios” para matar a la joven y además ésta no pudo defenderse.

Esta abogada ha relatado que la víctima ya sufrió malos tratos físicos y psíquicos en Rumanía por parte del presunto agresor.

La Fiscalía ha explicado que hay “pruebas contundentes” contra el acusado, que se confesó culpable ante su familia y ante la policía, aunque luego se negó a declarar ante el juez.

Fuente: www.lavanguardia.com

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario