» » El hombre acusado de matar a su ex pareja en Hernani dice que le movieron los celos

El hombre acusado de matar a su ex pareja en Hernani dice que le movieron los celos

Publicado en: Noticias | 0
  • El procesado ha asegurado que perdió el control a causa de los celos
  • Según ha manifestado en el momento del crimen se encontraba ebrio

 

El hombre acusado de asesinar a su ex compañera sentimental y de intentar matar a la hija de ésta hace tres años en Hernani ha asegurado hoy que no recuerda con detalle cómo se produjo la agresión, pero que su intención era dar “un susto” a su ex parejay perdió el control a causa de los celos.

El procesado, un ciudadano ecuatoriano de 42 años para el que el fiscal pide penas que suman 34 años de prisión, ha declarado hoy en la Audiencia de Gipuzkoa en la primera sesión del juicio por estos hechos, ocurridos en plena calle en la madrugada del 3 de julio de 2011, en los que además resultaron heridos dos ciudadanos que acudieron a auxiliar a madre e hija.

Según ha manifestado el acusado, en el momento del crimen se encontraba ebrio porque había estado bebiendo todo el día y que lo que recuerda es que se había quedado dormido sobre un banco y cuando despertó oyó una conversación en un balcón cercano en la que una amiga decía a su ex pareja, Rosario Román, de 55 años, “manda a tomar a por el culo al niñato ese”.

Ha afirmado que esas palabras le “encendieron” y le sacaron “de quicio” después de “todo” lo que él había hecho “por ella”, con la que había roto hacía dos meses, y que cuando luego escuchó que hablaban de quedar con unos chicos que pasaban por la calle, se puso “muy celoso”. “Empecé a temblar y ya cosas buenas no tenía en la cabeza. Yo no valgo nada para ella, pensé. Se me pasaron muchas cosas por la cabeza”, ha destacado el procesado, quien ha precisado que cuando más tarde vio a su ex compañera y a su hija en la calle fue hacia ellas. “No pensaba en matarlas, sólo darles un susto”, ha dicho.

El imputado, que acabó entregándose ese mismo día después de que le convenciera por teléfono un ertzaina que le conocía, ha señalado que utilizó un cuchillo que siempre solía llevar encima y que no recuerda con detalle la agresión, pero que de pronto apareció un joven que le intentó quitar el cuchillo, entró “en uso de razón” y se alejó de allí porque vio “que había hecho algo terrible”. Ha admitido que siempre controlaba a Rosario, con la que mantuvo una relación de siete años, “por teléfono o por medio de amigos” y que hace unos años ella le denunció por violencia de género. Sin embargo, ha asegurado que no recuerda la denuncia que su ex compañera había interpuesto contra él dos meses antes del crimen.

La hija de la víctima, Yolanda, de 30 años, aquejada de una discapacidad del 40 %, que sufrió una cuchillada debajo del pecho, ha dicho, al igual que otros testigos, que el acusado es una persona que bebe en exceso, que tenía prohibida la entrada en un bar cercano que frecuentaban las víctimas, pero que cuando se produjo la agresión estaba sobrio. Ha explicado que el día del crimen salía con su madre de un bar en dirección a una parada de taxis y que, como no había ningún vehículo, una amiga con la que se habían encontrado las invitó a subir a su casa a esperar la llegada de alguno.

Esta testigo, que ha declarado desde otra sala de la Audiencia mediante una videoconferencia, ha dicho que cuando se dirigían al domicilio de la amiga, su madre vio a su ex compañero dormido en un banco y lo despertó para que se fuera a casa, un extremo que el acusado tampoco recuerda. “Ella seguía preocupándose por él”,ha afirmado la hija de la fallecida, quien ha indicado que cuando subieron a casa de la amiga y se acercaron al balcón, vio al imputado que las observaba desde la calle.

Ha añadido que cuando bajaron y se dirigían a la parada de taxis no lo vio, pero que su madre le dijo instantes después que no mirara hacia atrás que su ex compañero se dirigía hacia ellas “como loco”. Entre las personas que han testificado hoy, se encuentra una amiga de Rosario, que ha asegurado el acusado “se aprovechaba mucho de ella” y que la víctima había presentado varias denuncias contra él, pero que luego las retiraba.

Ha dicho también que esa noche, en que ella se encontraba en la terraza de un bar cercano al igual que los dos hombres que acudieron a socorrer a las víctimas, había visto al hombre bebido, pero que tras el crimen también observó cómo huía a la carrera del lugar mientras era perseguido por uno de esos dos jóvenes. “Imagino que aún podía estar bebido, pero no le vi tambalearse. Corría y, de hecho, el chico no le alcanzó”, ha subrayado.

Fuente: www.elmundo.es

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario