Home » Noticias » Investigan si la joven desaparecida en Albal está a salvo con alguien que le ayuda a huir de un grupo criminal

Investigan si la joven desaparecida en Albal está a salvo con alguien que le ayuda a huir de un grupo criminal

Publicado en: Noticias

autor: Javier Martínez

 

La Guardia Civil baraja varias hipótesis sobre la desaparición de una joven rumana de 19 años, Florina G., que ejercía la prostitución junto a la pista de Silla en el término de Albal. El Grupo de Homicidios se ha hecho cargo del caso tras los indicios criminales que hacen sospechar que la chica podría haber sido raptada o agredida por un cliente o proxeneta, aunque no descarta que se haya marchado por su propia voluntad.

La compañera de piso de la víctima acudió al cuartel de la Guardia Civil de Alfafar para denunciar su desaparición. Según informaron fuentes de la investigación, la pista de Florina se perdió el pasado viernes por la tarde después de que subiera a un coche conducido por un hombre y no regresara al lugar donde ejercía la prostitución, un ramal de enlace con la pista de Silla, en el término municipal de Albal.

Los investigadores del Grupo de Homicidios han localizado una grabación de una cámara en la que se aprecia cómo la joven sube a un coche de color blanco, pero las imágenes no son nítidas y no permiten distinguir la matrícula.

 

Fotograf’a de: Damian Torres.

«Llamé por teléfono a los hospitales y a la Policía por si había tenido algún problema, pero nadie sabía nada», afirmó la joven rumana que denunció la desaparición de Florina. Las dos prostitutas habían quedado en verse sobre las diez de la noche del viernes para regresar juntas al domicilio donde residen en un pueblo de la comarca de la Ribera Alta.

«Ella no vino y yo me fui. Muchas noches cogemos un taxi y otras nos lleva a casa algún cliente. Creía que llegaría más tarde o me llamaría por teléfono, pero no lo hizo y empecé a preocuparme», manifestó la prostituta. «Me da miedo que alguien haya podido hacerle daño. Florina memorizaba las matrículas por si luego había problemas. Yo también lo hago antes de subir al coche», añadió la joven.

 

Tras llamarla varias veces por teléfono sin lograr su propósito de localizar su paradero, la prostituta acudió al cuartel de Alfafar para denunciar la desaparición de su amiga y compañera de piso. Poco después, el Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Valencia se hizo cargo de las investigaciones tras interrogar a la denunciante y comprobar que Florina había denunciado una agresión de alguien de su entorno.

 

Varias patrullas de la Guardia Civil buscaron a la joven en los campos y caminos cercanos, pero no hallaron ningún rastro ni pista sobre su paradero. La amiga de Florina asegura que ambas ejercen la prostitución por su cuenta y sin coacciones de ningún proxeneta, pero la Guardia Civil investiga si la víctima se encuentra a salvo con alguien que le estaría ayudando a huir de una banda criminal.

El 10 de julio de 2004, una joven checa murió de un disparo en la espalda cerca del lugar donde desapareció Florina. La víctima era explotada por una red de prostitución, y el móvil del asesinato fue una posible venganza por haber escapado del grupo criminal.

Comparte