» » Juzgan a una red de inmigración clandestina y prostitución en Zaragoza

Juzgan a una red de inmigración clandestina y prostitución en Zaragoza

Publicado en: Noticias | 0

img1160032s

La Audiencia de Zaragoza ha juzgado a los miembros de una supuesta red de inmigración clandestina y de prostitución. La vista oral se suspendió en mayo después de que la Fiscalía presentara sus dudas en la traducción de unas escuchas policiales. La acusación pública pide ocho años de prisión para cada acusado.

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Zaragoza ha juzgado a siete de los ocho miembros de una supuesta red de inmigración clandestina y de prostitución en la capital aragonesa. Una vista que se suspendió en mayo del pasado año por las dudas en la traducción de los pinchazos telefónicos.

Durante el juicio, las partes han intentado no incidir en esta prueba, pasando a la declaración de un testigo protegido y de la Policía Nacional que han afirmado la existencia de dicha organización. Los acusados Patrick E.M., Uyioghosa A.O., Blessing I.I. y Anna O. se enfrentan a penas de ocho años de prisión que solicita el Ministerio público, además del pago de 4.320 euros en concepto de multa. Sus abogados defensores, Carlos Fuertes y Alberto Arrien -del despacho Paredes Asociados-, mantienen la libre absolución.

La investigación del Cuerpo Nacional de Policía nace en octubre de 2008 cuando una mujer de Nigeria denunció que había sido “conminada al ejercicio de la prostitución en España, tras serle ofrecido en su país un trabajo de otro tipo”. Para ello, le entregaron un pasaje de avión, un visado y una bolsa de viaje con 1.000 euros, así como el contacto al llegar al destino.

Una vez en el aeropuerto de Barajas (Madrid), según la acusación pública, fue recogida por un hombre, cuya identidad se desconoce, que le informó que había contraído una deuda de 40.000 euros por las gestiones realizadas, siendo amenazada de causarle algún mal a ella o a su familia mediante el vudú. Para devolver la deuda, debería trabajar en un club o en la calle.

Ya en Zaragoza dos de los procesados acogieron a esta mujer en su domicilio para que pudiera ejercer la prostitución en la capital aragonesa y, concretamente, en el Club Deportivo donde estuvo trabajando durante dos años. Asimismo, le cobraban 300 euros mensuales por la manutención.

El dinero que percibía lo mandaba a otro de los encausados que tenía un negocio de envío de capitales y otros efectos a Nigeria desde Torrejón de Ardoz (Madrid). Según Fiscalía esta persona era conocedora del origen del dinero.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario