» » La última ocurrencia de Amnistía Internacional: legalizar la prostitución

La última ocurrencia de Amnistía Internacional: legalizar la prostitución

Publicado en: Reflexiona | 0

La asociación ha publicado recientemente un estudio en el que, a partir de cuatro informes de investigación sobre las violaciones de derechos humanos que sufren las trabajadoras sexuales en distintos países, insta a los gobiernos de todo el mundo a que despenalicen esta práctica.

 

Amnistía Internacional, organización mundial que lucha por los derechos humanos, ha hecho público un informe a través del cual pide a los gobiernos de todo el mundo que protejan los derechos de las trabajadoras sexuales, “despenalizando el trabajo sexual consentido, incluida la anulación de la prohibición de la compra y el ofrecimiento de servicios sexuales y de la organización general del trabajo sexual”.

prostitucion_1-a

A través de esta nueva política, Amnistía Internacional defiende que “las leyes sobre el trabajo sexual deben estar centradas en la protección contra la explotación y los abusos, no en intentar prohibirlo por completo y sancionar a quienes se dedican a él”. Aseguran que esta recomendación está basada en “la evidencia de que tales disposiciones hacen a menudo que las personas que se dedican al trabajo sexual estén menos seguras y que se abuse de ellas con impunidad, pues es frecuente que tengan demasiado miedo a que las sancionen para presentar una denuncia ante la policía”.

“Eliminar la regulación penal y cualquier otra regulación punitiva del trabajo sexual con consentimiento entre personas adultas, ya que refuerzan la marginación, el estigma y la discriminación y pueden negar a las personas que se dedican al trabajo sexual el acceso a la justicia bajo el amparo de la ley”, muestra el informe de la organización.

Asimismo, Amnistía Internacional pide que se garantice “la participación de las trabajadoras y los trabajadores sexuales en la elaboración de las leyes y políticas que afectan directamente a su vida y su seguridad” así como la creación de marcos efectivos “que permitan a las personas abandonar el trabajo sexual cuando así lo decidan”.

Informe original aquí

En respuesta a este informe

Por su parte, el Centro Nacional contra la Explotación Sexual (NCOSE) de EEUU ha defendido que, a través de esta nueva política, Amnistía Internacional “apoya la descriminalización de la prostitución, lo que supone la peor receta para encarar el abuso sexual”.

Por ello, el NCSO ha iniciado una campaña de recogida de firmas dirigida a los directivos de Amnistía Internacional, a través de la que advierten que esta nueva política “convierte a los abusadores en clientes, transforma a los proxenetas en empresarios y normaliza la violencia y la explotación sexual convirtiéndola en un trabajo más”.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario