» » De las mujeres víctimas de trata, el 33% son menores

De las mujeres víctimas de trata, el 33% son menores

Publicado en: Noticias | 0

Save the Children saca a la luz a los niños invisibles, los refugiados, los extranjeros no acompañados y las víctimas sexuales

 

Son niños que están pero a los que ninguna autoridad ve. No aparecen en estadísticas, ni en la agenda de los gobiernos, ni en ningún acuerdo ni tampoco en las campañas electorales, salvo para hacerse fotos recurrentes. Son menores olvidados, abandonados, pero son tan niños como el resto de los que sí existen, personas que sin ayuda volverán a caer en manos de redes mafiosas, en la delincuencia, sin posibilidad de desarrollarse, ni tener un futuro digno. Es la infancia invisible, integrada especialmente por tres grupos, las menores víctimas de trata, la gran mayoría obligada a ejercer la prostitución, los refugiados y los menores no acompañados.

Hay 36 millones de niños refugiados y desplazados, abandonados a su suerte (EFE)
Hay 36 millones de niños refugiados y desplazados, abandonados a su suerte (EFE)

Así lo indica Save the Children en el informe presentado hoy “Infancia invisible”, un desgarrador documento que revela la otra cara de la infancia, la de los niños desprotegidos ante unos gobiernos que miran a otro lado. Todos tienen en común su condición de inmigrantes y como tal se les engloba, olvidando que la condición de niño está por encima de su origen y nacionalidad.

A este respecto, Save the Children valora la actuación del Gobierno español: No está cumpliendo plena ni satisfactoriamente con sus obligaciones legales respecto a estos grupos; está vulnerando algunos de sus derechos tanto por acción como por omisión. Se antepone su condición de inmigrantes a la de ser menores de edad, y existen contradicciones entre las leyes y prácticas dirigidas a controlar los flujos migratorios y las que tienen como fin proteger a niños y niñas.

Se estima que en 2015, 36 millones de migrantes eran menores de 20 años, lo que representa un 15% de toda la migración transfronteriza. De ellos, 25 millones tenían menos de 15 años y casi 16 no llegaban a los 11. De 2000 a 2015, el número de migrantes de 0 a 4 años se incrementó en un 41%. Hay más niños y niñas y su edad media baja.Son, además, niños cada vez más jóvenes: del 2000 al 2015, los migrantes menores de 4 años aumentaron en un 41%. Los flujos migratorios se han vuelto más complicados; se mezclan personas que escapan de conflictos o de violaciones de derechos, con las que huyen de la pobreza y buscan mejorar sus condiciones de vida; se diluye, por tanto, la distinción entre personas refugiadas, migrantes y otros grupos especialmente vulnerables, como pueden ser las víctimas de trata.

En cuanto a las menores víctimas de trata, una de las nuevas formas de esclavitud, los últimos datos publicados por Naciones Unidas, apuntan que el 33% de las víctimas de todas las formas de trata detectadas entre 2010 y 2012 eran menores de edad, un 5% más que en periodo anterior. “Ellas son niñas invisibles a las que ni encontramos, ni identificamos, ni protegemos, ya que no existen centros específicos para víctimas de trata menores de edad que han sido explotadas sexualmente. ¿Qué opciones tienen estas niñas? Sin la protección adecuada, la mayoría acaba volviendo a ser explotadas, repitiendo el ciclo vivido anteriormente”, señala el informe.

En España se calcula que hay unas 45.000 víctimas de trata entre niñas y mujeres. Pero de las menores apenas sí se mencionan. No se saben dónde están, “pese a que se anuncian cada día en los periódicos y caminan por nuestras calles”, dice la ONG. La policía solo localizó a 17 niñas en 2014 víctimas de trata con fines de explotación sexual.

En cuanto a los refugiados, las cifras hablan por sí solas. A pesar de que 3.754 niños y niñas solicitaron asilo en España en 2015, el sistema no está adaptado a las necesidades de estos niños. Muchas familias se ven obligadas a separarse por distintas razones, y no se facilita que los niños se reúnan con sus padres o familiares.

Los menores no acompaños son niños que llegan a nuestro país, de paso o para quedarse, sin nadie que les cuide. El Estado tiene la obligación de protegerlos, ser su tutor legal y asegurarles una educación. Pero la situación en la que se encuentran, ya sea bajo tutela o sobreviviendo en la calle, vulnera en la mayoría de los casos sus derechos. A los que sí son tutelados por las comunidades autónomas (3.660 en 2014), se les facilita una educación deficiente y no pueden trabajar en las mismas condiciones que los niños españoles mayores de 16 años. Al cumplir los 18 años se les abandona a su suerte sin apoyos y en muchas ocasiones sin haber recibido la documentación a la que tienen derecho.

Por: Celeste López

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario