» » “Mientras se compre sexo, esto seguirá”

“Mientras se compre sexo, esto seguirá”

Publicado en: Noticias | 0
  • España concede el asilo por segunda vez a una víctima de trata: huyó de México tras escapar de una red de explotación sexual y no encontrar protección en su país

  • “A la gente que consume prostitución, felicidades porque, gracias a ustedes, miles de niñas y de mujeres en estos momentos están secuestradas para que podáis disfrutar del sexo como queráis”

  • Accem, ONG que ha llevado el caso, recibe la noticia como un nuevo paso para disminuir las trabas de las víctimas de trata a la hora de conseguir asilo en España

 

Casi 70.000 niños son víctimas de trata de personas en México según estudio. Imagen de archivo de un centro para mujeres en Ciudad de México./ Efe
Casi 70.000 niños son víctimas de trata de personas en México según estudio. Imagen de archivo de un centro para mujeres en Ciudad de México./ Efe

“Quedan muchas más…”. Su voz titubea, sus nervios y su dolor desbordan en cada una de sus palabras, pero el significado de su primera frase le anima a continuar. Quiere hablar, por ellas. “Me encantaría ser la única pero, mientras existan gobiernos que se inclinen ante las mafias, mientras existan personas que compren niños y mujeres, y mientras exista esta falta de moral de comprar sexo, de consumir drogas, esto va a seguir en cualquier parte del mundo”, describe a eldiario.es. España ha concedido el asilo por segunda vez en la historia a una víctima de trata, la primera que ha decidido contar su historia a pesar del sufrimiento amontonado en sus recuerdos. Paloma huyó de una red mexicana dedicada al narcotráfico que la explotó sexualmente, la obligó a tomar drogas y la forzó a hacer ritos satánicos.

Necesita que todo acabe para que todo vuelva a empezar. Pero, antes, retorna una vez más al principio del fin de su primera vida. Es su forma de ayudar a las que no lograron escapar, las mujeres y niños que quedaron en el local regentado por un cártel de droga mexicano donde las violaban, las obligaban a prostituirse o imponían su participación en ritos satánicos. Tras un largo proceso de dos años, la Oficina de Asilo y Refugio -competencia del Ministerio del Interior- decidió hace un mes conceder el estatuto de refugiada a Paloma. Una decisión que le asegura residencia en este país de por vida, el principio de “no devolución”.

Desde Accem, ONG que ha dado seguimiento al caso, celebran la noticia como un nuevo paso para el reconocimiento del asilo a las víctimas de trata ya que, hasta octubre de 2013, España había rechazado todas las solicitudes que alegaban esta clase de motivos.

Su historia

Paloma (nombre ficticio) es mexicana. Su vida en su país era tranquila, tiene estudios universitarios, experiencia laboral y diferentes aspiraciones profesionales. En un momento de su vida decidió trasladarse a otra ciudad por motivos profesionales. Fue allí donde se le acercó una mujer y le habló de una oferta laboral por la que concertaron una cita.

No encontró lo que imaginaba. El local estaba regentado por un cártel de droga mexicano. “En ese momento se percata del engaño. Se encuentra a otras chicas explotadas sexualmente, ve a hombres armados. Ella también fue explotada, obligada a consumir droga y forzada a realizar rituales satánicos de culto a la santa muerte”, explica Marta Ortega, abogada del departamento jurídico de Accem. Sin saber muy bien cómo, tras tres semanas de cautiverio y violaciones, Paloma logró escapar.

Según la Agencia de las Naciones Unidas para el control de las Drogas y la Prevención del Delito (ONUDD), y el Informe de Trata de Personas del Departamento de Estado de EEUU, México está catalogado como fuente, tránsito, y destino para la trata de personas, para los propósitos de la explotación sexual comercial y del trabajo forzado. Los grupos considerados más vulnerables para la trata de personas en México incluyen a mujeres y los niños, las personas indígenas, y los migrantes en situación irregular.

“Sé que estoy viva de milagro”, dice Paloma, con su voz rota de dolor. Reconoce que podría llegar a disculpar a sus captores. “Puedo entender que necesitasen dinero, y que por ello me engañasen, me vendiesen… y me obligasen a verme envuelta en esa situación. Les perdono y les bendigo”. No puede decir lo mismo sobre el país que escuchó sus denuncias y calló. Sus palabras adquieren mayor ira cuando habla de los consumidores de la prostitución. Su mensaje se dirige a ellos de forma contundente:

Fuente: www.eldiario.es

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario