» » » Partidarios y detractores de la prostitución

Partidarios y detractores de la prostitución

Publicado en: Artículos de Opinión, Videos | 0

Partidarios y detractores de la prostitución chocan en ocho argumentos capitales.

Juan Bosco Martín Algarra

  • Las autoridades europeas han decidido contabilizar la riqueza generada por la prostitución, pero esta actividad sigue dividiendo a la sociedad.
  • Seleccionamos los ocho argumentos más importantes a favor y en contra de considerar la prositución una actividad como cualquier otra.

“Si no puedes con tu enemigo, únete a él”. El refrán parece dedicado a una actividad, la prostitución, que muchos consideran “el oficio más antiguo del mundo”. En los últimos años algunas sociedades han retirado el estigma moral de la legislación, y han preferido legalizarla. Creen que de esta manera se evita, o al menos se disminuye, las actividades ilícitas que acompañan a un mundo sórdido.

Por otro lado, la dignificación del papel de la mujer en la sociedad ha chocado en este punto con dos argumentos contrapuestos. ¿Debe la sociedad impedir la libertad de las mujeres de comerciar con su cuerpo? ¿No implica tal actitud una especie de tutela moral sobre la mitad de la población? Y por otra parte, los hay que se preguntan si la prostitución no implica consagrar un modelo secular de sumisión de la mujer, en donde el varón compra una dimesión íntima del ser humano, la sexualidad, para utilizarla a su antojo.

Confrontamos y resumimos estas dos visiones de la prostitución, en ocho argumentos de peso.

1. “La prostitución es un trabajo como cualquier otro”
A FAVOR: Al igual que muchos trabajos que implican el uso del cuerpo humano (albañiles, deportistas, operarios, trabajadores de la limpieza), la persona que se prostituye ofrece un servicio por el que recibe un dinero. No tiene sentido que permitan aquéllos y prohíban estos por el simple hecho de qué parte de la anatomía humana es necesaria para realizarlo.

EN CONTRA: La prostitución no puede ser considerada un trabajo, en la medida en que el cliente paga por disponer de manera absoluta del cuerpo de la mujer. Los derechos humanos son inalienables. Ni el propio sujeto puede renunciar a ellos en nombre de su profesión, ni siquiera por unas horas o minutos. Es cierto que existen condiciones de trabajo injustas, pero los trabajos en sí mismos no pueden serlo, a menos que su mera realización atente contra derechos humanos básicos. Además, si consideramos la prostitución como un trabajo, ¿cómo permitir su aprendizaje a partir de los 14 o los 16, como sucede en otros empleos?

mujer-cartel

2. “La prostitución sirve para que algunas mujeres ganen dinero, y algunas mucho”
A FAVOR: Hay quien se ganan la vida prostituyéndose, y muy bien. ¿Por qué prohibírselo? La prostitución permite que muchas personas obtengan su sustento diario y también el de sus familias. No hacen daño a nadie, puesto que sus clientes piden voluntariamente sus servicios y, salvo que hablemos de una situación de explotación, en cuyo caso las autoridades deberían impedirla, ninguna ley les obliga a nadie a realizar un acto sexual.

EN CONTRA: La inmensa mayoría de las mujeres malviven con los ingresos de la prostitución. Son explotadas hasta tal punto que dedican a esta actividad jornadas laborales extenuantes. Si así fuera, ¿cómo es posible que la mayoría de las prostitutas no puedan disponer de vivienda propia, coche y tiempo de ocio como suele ocurrir en las clases medias de las sociedades avanzadas? La prostitución es un lucrativo negocio, sobre todo, para los proxenetas. Según la Interpol, ganan 110.000 euros al año por cada mujer prostituída. Aceptar el argumento económico de la prostitución implica aceptar que la mujer no puede ganar más dinero de otra forma. ¿No es indigno para una mujer aceptar algo así?

3. “Nadie tiene derecho a prohibir cómo se utiliza el propio cuerpo”
A FAVOR: Ni el Estado ni los particulares tienen por qué determinar el trato que le damos al propio cuerpo. El cuidado del cuerpo corresponde exclusivamente a quien le pertenece. El Estado no tiene por qué obligarnos a estar más gordos, más flacos, a practicar o no un deporte… si acaso, debe procurar que las actividades físicas se realicen en condiciones saludables, cosa se puede hacer practicando la prostitución.

EN CONTRA: El Estado condiciona nuestros hábitos corporales en ciertas actividades peligrosas para el individuo y la sociedad. El ejemplo más claro lo tenemos en el tabaco, pero también en otros campos como la seguridad vial o el deporte. Ningún Estado admitiría una asociación de personas dedicadas a provocarse daños irreversibles. La prostitución no es una actividad saludable para la persona, más bien lo contrario. Además, está comprobado que propaga enfermedades, algunas de ellas mortales.

prostitutas-en-la-calle

 

4. “La prostitución es un servicio social”
A FAVOR: Muchas personas sin pareja o frustradas necesitan la prostitución para solucionar o aliviar sus problemas sexuales. De no ser por ella, la vida sexual de muchas personas, simplemente, no existiría. La prostitución permite paliar esta carencias vitales para tanta gente.

EN CONTRA: Una sexualidad plena no puede reducirse a la genitalidad. La sexualidad es un campo de la dimensión humana íntimamente ligada a la identidad de la persona. No puede reducirse a la práctica genital, que por otra parte no todas las personas llevan a cabo ni a todas las edades. Por otro lado, considerar la prostitución como un servicio social implica aceptar que algunas mujeres deberían ser “sacrificadas”, aunque no quisieran, para cumplir la necesidad de hombre solitarios o frustrados. Este perfil no se corresponde con el usuario de habitual de la prostitución, donde abundan los hombres casados o en pareja.

5. “Por mucho que la prohíban no va a desaparecer”

A FAVOR: Si se dice que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo, por algo será. A la prostitución no le han faltado enemigos a lo largo de la historia. Primeros ministros, obispos, jefes de Estado, militares, frailes, monjas, policías… muchas autoridades de todo tipo de regímenes políticos han perseguido y castigado la prostitución a lo largo de los siglos y en cualquier parte del mundo. Pero a día de hoy, es prácticamente imposible encontrar un territorio donde no exista. ¿No se dan cuenta los abolicionistas que no se puede poner puertas al campo?

EN CONTRA: Combatir el mal en la sociedad es una obligación, al margen de cuáles sean las expectativas o los resultados. Durante miles de años, la esclavitud fue una institución aceptada e incluso protegida legalmente. A lo largo de los siglos, muchas personas lucharon contra la esclavitud y murieron sin verla abolida. Luchar contra la prostitución permite, cuanto menos, vislumbrar un futuro mejor para mujeres explotadas en particular y para toda la sociedad en general.

6. “La prostitución evita las violaciones”
A FAVOR: Si se prohíbe la prostitución, aumentarán las violaciones y la violencia contra la mujer. Muchas personas, en su mayoría hombres, no pueden controlar sus impulsos sexuales. La frustración sexual continuada puede derivar, y de hecho sucede en muchas parejas incluso casadas, en violencia del hombre hacia la mujer. La prostitución permite canalizar esas pasiones de manera civilizada. El fácil acceso a los servicios de prostitución con precios asequibles evita que se fuerce a las mujeres que no quieren prestarse.

EN CONTRA: Cuanto menos prostitución haya, más se respetará a la mujer. La prostitución consagra un modelo de dominio del hombre sobre la mujer. Es una actividad intrínsecamente machista en donde la mujer coopera, en la gran mayoría de las veces porque no encuentra alternativa. La prostitución no sólo denigra a la mujer; también envilece al hombre que recurre a ella. Pensar que un varón se vuelve violento si no dispone de la posibilidad de desfogarse con una prostituta refleja un concepto muy pobre -y falso- de dicho varón y de su capacidad de dominar sus impulsos.

7. “Legalizar la prostitución terminaría con la explotación sexual”

A FAVOR: Si el Estado tuviese un control legal de las actividades de prostitución como lo tiene en cualquier otro trabajo, sería mucho más fácil descubrir y denunciar los abusos. Impediría esta trabajo a menores de edad. Además, garantizaría el acceso a servicios sanitarios básicos, que además de mejorar la salud de las trabajadoras sexuales impediría la propagación de enfermedades infectocontagiosas, como el VIH-SIDA.

EN CONTRA: Legalizar la prostitución aumentaría su práctica, legal y clandestina. Porque elevaría su “estatus moral” a los ojos de buena parte de la sociedad que a día de hoy la considera algo indigno. Las prostitutas no se van a sentir orgullosas de su profesión aunque el Estado regule su actividad. Además, los servicios básicos -salud, educación- que proporcionan las sociedades desarrolladas están garantizados para cualquier ciudadano, al margen de cuál sea su ocupación. Incluso las prostitutas disponen de servicios específicos y gratuitos para disminuir los riesgos sanitarios en los que incurren.

8. “La prostitución genera riqueza”

A FAVOR: Hasta las autoridades europeas se han tenido que rendir a la evidencia de que la prostitución genera riqueza y por lo tanto bienestar para la sociedad. La industria de la prostitución genera riqueza en sus implicados y también alrededor. Restaurantes, hoteles, comercios se benefician directa o indirectamente de la actividad que genera la prostitución. Según el ministerio del Interior, genera diariamente en España cinco millones de euros. ¿Qué otra actividad puede generar esa riqueza si se prohíbe la prostitución?

EN CONTRA: Toda actividad criminal o inmoral genera negocio y riqueza a su alrededor. Los puertos de países subdesarrollados, en donde niñas y niños menores de 14 años son explotados sexualmente, prosperan también al calor de todo tipo de industrias ilícitas. Pocas industrias son más rentables que el narcotráfico, pero no se puede negar que es una causa del atraso en las sociedades. Por otro lado, hay que considerar el coste de oportunidad de la prostitución. ¿Cuánto dinero podrían generar todas las personas vinculadas a este negocio, si volcaran todo su tiempo y su ingenio en otro tipo de labor, mejor considerada por la sociedad?

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario