» » ¿Por qué los hombres consumen mujeres?

¿Por qué los hombres consumen mujeres?

Publicado en: Reflexiona | 0

Ante los debates acerca de regularizar la prostitución se hace necesario cambiar el foco de las mujeres prostituidas a los consumidores, proxenetas y tratantes. A la causa y raíz que provoca que cualquier hombre tenga acceso al cuerpo de una mujer previo pago.

Tenemos nuestras carreteras llenas de prostíbulos y no nos alarmamos, ni salimos a la calle para exigir que el Estado y sus instituciones tomen cartas en el asunto. Hemos aprendido a convivir con este paisaje y con calles en las que hay mujeres que están a la espera de ser violadas por un puñado de euros.

Entiendo la prostitución como una institución patriarcal con el claro cometido de consolidar la opresión y dominación a las mujeres, enmarcada en un escenario en el que se mezclan las variables de sexo (son mujeres las que mayoritariamente son prostituidas), raza (la mayoría de las mujeres en situación de prostitución son inmigrantes) y poder económico. Por tanto, no es una cuestión exclusiva de sexo, sino de poder y dominación masculina materializada en la compra de mujeres por horas. Los prostíbulos son los templos de la fratría masculinade la que nos habla Amelia Valcárcel en su obra Feminismo en un mundo global(2013). Allí los varones pueden ejercer ese poder sin tapujos, abiertamente, al estar en un ambiente protegido y preparado para ello.

Desde hace más de tres años colaboro como voluntaria en Médicos del Mundo Castilla la Mancha, en su proyecto de Intervención en Prostíbulos y el conocer las realidades de estas mujeres desde dentro, escucharlas y constatar su realidad, me ha hecho poner la prostitución en mi propia agenda personal y política e intentar aportar mi granito de arena para sensibilizar y cambiar el foco actual de análisis de la libre elección al prostituidor y proxeneta/tratante.

Cojamos esta definición de prostitución“sexo entre dos personas: una que quiere y otra que no. Como el deseo está ausente, el pago ocupa su lugar” (Ekis Ekman, 2017 p 35). A partir de aquí, si sumamos el resto de variables a la ecuación: el sexo de quien está en prostitución y de quién la demanda, la desigualdad de género, económica, racial, y de poder económico y social, tendremos una institución que se encuentra en el centro de la intersección de dos sistemas salvajes y opresores que son  el capitalismo y el patriarcado. Y es que la prostitución no podría haber sobrevivido de otra manera.

Ahora bien, ¿qué ocurre para que los varones quieran tener sexo con una mujer que no les desea? ¿Por qué en los foros ellos explican sus experiencias con mujeres prostituidas como si ellas hubiesen disfrutado igual que ellos? Según lo que la masculinidad hegemónica dicta, su deseo sexual tiene que ser atendido como si fuese un derecho y para ello tiene la opción de comprar mujeres con solo tener 20 euros en el bolsillo. Y este deseo es unidireccional, no conecta con la necesidad de la reciprocidad, aunque a la vez, piden esa perfomance de placer mutuo a la mujer prostituida para que parezca que ella también ha disfrutado y que  él es un buen amante. Lean los comentarios que he encontrado en foro de puteros para que comprueben cómo se presentan ellas y los comentarios de los consumidores de prostitución.

 

Para entender esto acudimos Bonino (2002) que explica que la masculinidad hegemónica es un poderoso estructurador de las identidades individuales y sociales masculinas que se sustenta en cuatro ideologías, a saber: la patriarcal, la del individualismo de la modernidad, la de subordinación y exclusión de la otredad y por último la del heterosexismo homofóbico. Esto conecta con las variables mencionadas anteriormente que conforman el sistema prostitucional (sexo, raza, poder económico y social) y con la idea central de que no es sólo una búsqueda de sexo.

En España encontramos estudios que se centran en el análisis del prostituidor a partir del 2002 con el artículo de Solana Ruiz, “Prostitución de mujeres inmigrantes en la provincia de Córdoba”. Y dentro de esta línea de investigación destaco el trabajo y esfuerzo de Mª José Barahona, desde 1998 estudiando el fenómeno de la prostitución. Ya en el año 2003, junto a  Luís M. García publican Una aproximación al perfil del cliente de prostitución femenina en la Comunidad de Madrid. A partir de 15 entrevistas a prostituidores españoles extrajeron los siguientes motivos para acudir a la prostitución: insatisfacción de las relaciones con sus parejas; mayor frecuencia y variedad de relaciones sexuales; poder derivado del hecho de pagar servicios sexuales; satisfacer fantasías sexuales; y por último, búsqueda de diversión. En ella es una constante la necesidad de subir a la palestra la responsabilidad masculina en la creación, mantenimiento y aumento de la prostitución.

 

Se hace imprescindible para el correcto abordaje de la prostitución la perspectiva de género, y  por tanto, reformularsu imaginario poniendo a los varones prostituidores en el lugar central, sacarlos de las sombras y redirigir el foco hacia ellos. Situarlos como generadores de la demanda según la cual  se va a organizar la oferta: edad, procedencia, físico…Ellos piden y el sistema prostitucional les complace. No son simples clientes, ni consumidores ya que en la prostitución entran en juego las relaciones de poder prostituidor/ mujer prostituida y no es un servicio o mercancía lo que está en venta sino las propias mujeres. Es necesario, por tanto, dejar de usar estos eufemismos que ocultan y silencian la verdadera realidad de la prostitución dificultando así la conciencia social y su reconocimiento como violencia de género. Sin la existencia del varón prostituidor no existiría la prostitución, tan sencillo y complicado como eso.

Ahora que ya hay estudios  e investigaciones que de manera efectiva ponen nombre y apellidos a la causa que subyace a la prostitución no hay excusas para seguir poniendo en marcha medidas que solo la  perpetúan y cronifican. No se trata de crear campañas que revictimicen y sigan poniendo el foco en la mujer prostituida, o apelar a los puteros y proxenetas para que se acuerden que también tiene madres, esposas, hermanas, hijas. Los esfuerzos deben dirigirse a combatir con políticas públicas esa masculinidad hegemónica que es el sustrato del sistema prostitucional. Educación en igualdad, no solo a nivel curricular sino integral. Publicidad, cine, televisión y teatro no sexista, porque el soft power de la cultura mainstream que tan bien explica Asunción Bernárdez Rodal (2018) tiene mucha importancia en la construcción de nuestra ideología y nos dota de un modelo de mujer basado en el ideal patriarcal femenino por excelencia.

Concluyo citando a Mª José Barahona en La comisión especial sobre la prostitución del Senado (Diario de sesiones del Senado año 2003, nº 428, 10 de marzo):

En lo que se refiere al cliente, mi última investigación ha sido muy compleja, y después de año y medio de investigación sobre el cliente, la conclusión fue que cualquier hombre heterosexual —y decimos heterosexual, porque nos estamos refiriendo a prostitución femenina— que esté en disposición de gastar dinero, puede ser cliente, es decir, no hay unos rasgos identificadores del cliente, no hay rasgos ni psicológicos ni físicos (p. 5).

 

Autora: Olvido Contento

Fuente: nuevarevolucion.es

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.