» » Una ex empleada de Justicia lideraba una red de explotación sexual

Una ex empleada de Justicia lideraba una red de explotación sexual

Publicado en: Noticias | 0

La investigación de la Policía Nacional comenzó con información recogida por la Policía Local de Manresa que detectó una casa donde se ejercía la prostitución. Una pareja había alquilado a una congregación de monjas.

Una ex empleada de Justicia de Torroella de Montgrí de 58 años, que había ejercido la prostitución, lideraba un grupo que se dedicaba a la explotación sexual de mujeres en casas y pisos de Manresa Girona y Palafrugell . La Policía local de Manresa tuvo la primera pista después de detectar una casa donde se ejercía la prostitución y que una pareja había alquilado a una congregación de monja.

La casa que las Dominicas de la Anunciata alquilaron a una pareja en la calle Fonollar, 24, terminó siendo el Chalet de Manresa, un prostíbulo donde en agosto de 2012 agentes de la Unidad de Policía Administrativa y de Civismo la Policía Local de la capital del Bages encontraron media docena de chicas y en condiciones precarias. La casa conservaba algunos espacios destinados a las actividades religiosas. En el desván había un oratorio y el garaje un confesionario.

Tras la inspección de la policía local fueron a otra casa también en Manresa, situada en el Paseo Joan Miró, 76. Allí, la red hacía dormir a las chicas en el garaje y las tenía sometidas a la disciplina de otra controladora. Los agentes encontraron una libreta con una parrilla, con los seudónimos de las jóvenes y los precios que cobraban por los servicios sexuales (100 euros la hora, 50 la media hora y 40 euros los 20 minutos). Este clan se quedaba la mitad de los ingresos y no entregaba el dinero a las chicas hasta que quería, para coaccionar – las, según los indicios recogidos por los investigadores. Los agentes locales trasladaron esta información al grupo 1 de la UCRIF de la Brgada Provincial de Extranjería de la Policía Nacional (dedicada a investigar la trata de seres humanos) y abrieron una investigación.

Para captar las ponían anuncios en internet proponiéndoles ejercer la prostitución y ofreciéndoles un alojamiento. No les retenían la documentación y las jóvenes iban voluntariamente pero esta red las sometía a un control férreo de horarios, en muchos casos no las dejaba salir de casa, se quedaba la mitad de su dinero y pagaba cuando quería. Las estancias eran de 21 días y las víctimas son de varias nacionalidades; brasileñas, españolas, rumanas, y una chica marroquí. En una de las inspecciones los agentes de la Policía Local de Manresa detectaron una chica que no podía acreditar su identidad con documentación. Y sintieron como la controladora le decía: “Te doy dos horas mañana para que vayas a renovar el carné”, según consta en el atestado como uno de los indicios de que las chicas no podían salir cuando querían. Tampoco tenían acceso al dinero fácilmente. La controladora llevaba una riñonera donde guardaba las ganancias de las víctimas.

El grupo estaba liderado por esta ex interina del Departamento de Justicia, de Torroella de Montgrí y de 58 años, que también había ejercido de prostituta hace años, y que tenía sus dos hijas y un hijo como presuntos gestores de sus negocios. En total hay tres detenidos; la madre y controladoras, que la Policía Nacional detectó en los pisos durante la operación. También hay encartadas en la investigación 5 personas más: los tres hijos de la líder del clan y controladoras más.

De los 5 prostíbulos controlados por esta red, tres continúan abiertos: los dos de Girona y uno de Manresa. En la capital de la comarca barcelones del Bages, esta mujer ha llegado a controlar hasta 3 casas donde se ejercía la prostitución. A la primera que abrieron, colocaron una bandera en el balcón para que los clientes identificaran más claramente cuál era la casa. Pero como de banderas catalanas hay unas cuantas, la gente se equivocaba. En el prostíbulo que aún tienen en activo en la calle San Blas, número 17 de Manresa han decidido colocar una bandera del Barça. Este local incumple la ordenanza municipal ya que está a menos de 500 metros de distancia de una guardería, una escuela y un centro cívico.

La operación, que lleva por nombre Casona, se ha hecho en colaboración entre la Policía Nacional y la Policía de Manresa, que este viernes celebra su fiesta patronal y galardona el grupo 1 de la UCRIF por otras actuaciones que han hecho en la capital del Bages, como la red que controlaba un grupo de chicas en el club Las Palomas. El Ayuntamiento de Manresa ha abierto un procedimiento administrativo para rescindir la licencia de actividad en el prostíbulo para que no puedan volver a abrir.

fuente: www.cadenaser.com

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario