» » Vientres de alquiler: ¿vasijas humanas o mujeres solidarias?

Vientres de alquiler: ¿vasijas humanas o mujeres solidarias?

Publicado en: Noticias | 0

Denunciada una feria de ‘vientres de alquiler’ por “tráfico de personas”

 

La imposibilidad física de tener hijos biológicos de forma natural no es un impedimento para tener descendencia; existen varias maneras de tener un pequeño en casa. Una de ellas, la gestación subrogada o ‘vientres de alquiler’, es nula de pleno derecho en España. Aún así, la revista Babygest organiza la semana que viene en Madrid una feria sobre esta forma de reproducción que el Partido Feminista ha denunciado porque considera que fomenta “el tráfico de personas”.

La feria Surrofair quiere ser la plataforma que haga de interlocutor entre clínicas y agencias con posibles clientes de esta práctica entre los días 7 y 8 de mayo. Esta es la cuarta iniciativa de la revista desde 2013 para informar sobre organizaciones y técnicas alternativas a la fecundación natural; en esta ocasión con la atención, puesta de forma exclusiva, en la gestación subrogada. Al certamen acudirán países como Estados Unidos, Rusia, Ucrania y Grecia.

Natalia Álvarez, directora de Babygest, cuenta a EL MUNDO que a día de hoy, aún no ha llegado a sus manos tal denuncia, presentada el 15 de abril. La directora opina que es posible que “el juez haya decidido no llevarla a trámite por falta de causa”. El Partido Feminista ha afirmado desconocer este hecho.

La organizadora busca crear debate y conciencia en España. Álvarez cree que se rechazan los ‘vientres de alquiler’ por los “prejuicios que provoca el desconocimiento”. “La sociedad va muy por delante de la legislación“, apunta.

Marta Nogueroles, profesora de la Universidad Autónoma de Madrid vinculada al Partido Feminista, asegura que estamos ante una práctica no muy distante de la prostitución, porque “se comercia con seres humanos, se están vendiendo niños”.

Esta profesora defiende su postura aludiendo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, donde “en ninguno de sus 30 puntos figura el derecho a tener hijos“. “Si la naturaleza no te ha dado los medios, se puede adoptar”, añade. La gestación subrogada “se aprovecha de la precariedad de esas mujeres” para gestar un hijo que después les arrebatan, dice Nogueroles.

Por su parte, Natalia Álvarez cree que “cada día está más cerca la legalización en España, pero no a cualquier precio”. “Hay que debatir las condiciones” bajo las que se regula la gestación subrogada y que las partes sean conscientes del proceso que van a efectuar y “el respeto” que exige.

El Partido Feminista afirma que la revista Babygest, organizadora del evento,puede incurrir en un presunto delito de trata porque “los vientres de alquiler suponen un riesgo real de tráfico de personas”. “El estado de necesidad que tienen las mujeres sometidas a la situación de alquilar su vientre, a cambio de un precio,no deja de ser similar a la explotación sexual”, sostiene el partido en la denuncia presentada contra la feria.

En contraposición, la Asociación de la Gestación Subrogada en España califica de “barbaridad” hablar “de vientres de alquiler de la misma forma que no se alquilan personas”. Asegura que no es necesaria la contraprestación económica, pero que la mujer embarazada subrogada tiene derecho a percibir una compensacióneconómica por el procedimiento médico al que se somete, el trastorno que puede ocasionar, las múltiples revisiones y el tiempo de baja laboral.

Ante todo, la mujer que cede su vientre “se implica física y emocionalmente“, explica la asociación.

 

  • ENRIQUE ALPUENTE – Madrid
CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario