» » Vino para trabajar como camarera, acabó como prostituta

Vino para trabajar como camarera, acabó como prostituta

Publicado en: Noticias | 0

La engañaron con una falsa oferta de trabajo de trabajo como camarera de un restaurante. Vino desde Rumanía y una vez en Oviedo la amenazaron con matar a su familia. Acabó trabajando en clubs de alterne ejerciendo la prostitución. La Fiscalía solicita la condena de dos años de prisión para cada una de las dos acusadas de prostituirla, su hermano y otra mujer.

En febrero de 2012, el hombre pagó a la mujer el billete del autobús en el que se trasladó a España, y él la acompañó en el viaje. Una vez en España, la mujer fue trasladada hasta Oviedo, a la casa de la otra acusada, que actuaba en colaboración con los dos hermanos. Una vez en la casa, advirtieron a la mujer de que tenía una deuda con ellos de 3.000 euros y que para devolverles el dinero debía trabajar prostituta, ya que, si no lo hacía, matarían a su familia.

Bajo esta amenaza, la mujer acompañó a una de ellas hasta un club de alterne de Oviedo, donde trabajó como prostituta bajo la vigilancia de la acusada durante dos semanas. Todo el dinero que obtuvo se lo entregó.

La mujer comentó su situación a los dueños del establecimiento y éstos se ofrecieron a avisar a la Policía. La acusada se enteró de esta circunstancia y, junto con la otra, la golpeó y la trasladó a trabajar a otro club de alterne, también en Oviedo.

Allí trabajó como prostituta en las mismas condiciones que en el lugar anterior, hasta que tras escuchar una conversación en la que los dos hermanos hablaban de venderla a un tercero porque no sacaba suficiente dinero con el trabajo, la mujer, muy asustada, aprovechando un descuido, salió corriendo de la casa y se dirigió al domicilio de una vecina, desde donde llamó a la Policía y denunció su situación.

Al darse cuenta, la dueña del piso de que la mujer había salido sola y sin vigilancia, se presentó en el domicilio de la vecina donde, con el fin de conseguir que volviera a la vivienda, agredió a la mujer, agarrándola del pelo. Inmediatamente después llegó la Policía.

Durante todo el tiempo, la mujer estuvo constantemente vigilada por las acusadas, que no le permitieron contactar telefónicamente con su familia en Rumanía ni salir del domicilio sin estar acompañada. A consecuencia de estos hechos, la mujer sufre como secuela estrés postraumático crónico.

El procedimiento ha estado en el Juzgado sin que se realizara ninguna diligencia de instrucción desde el 2 de junio de 2011 hasta el 19 de marzo de 2012, según ha informado Fiscalía. La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito relativo a la prostitución con la atenuante de dilaciones indebidas y solicita que se condene a cada una de las acusadas a dos años de prisión.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

Dejar un comentario